Inicio Eventos NUEVAS SENSACIONES En COSQUILLEARTE

NUEVAS SENSACIONES En COSQUILLEARTE

escrito por Yolanda Caral 29 octubre, 2015

Hace unos días subía a las redes sociales un pequeño vídeo donde iba camino a COSQUILLEARTE, en busca de nuevas experiencias, y desde luego que las encontré.

COSQUILLEARTE es un concepto nuevo de masaje. Un masaje diferente, que no sólo te relaja sino que te transporta en el tiempo, por lo menos eso me sucedió a mí.

Desde que llegué me pareció un lugar especial. Plumas y velas te dan la bienvenida y te invitan a esperar tu turno a nuevas sensaciones. La decoración te envuelve en un ambiente diferente y sabes perfectamente que lo que vas a experimentar, nada tiene que ver con lo que hayas probado hasta ahora. Esther su dueña, no me decía nada, no quería desvelar ni un poco de lo que me esperaba, solo me sonreía a sabiendas que me encantaría. Esperando en el sofá, leyendo una revista sin poder centrarme en sus letras, todo en el ambiente me distraía. No me quería perder detalle, estaba nerviosa!!! Oí mi nombre, era mi turno, Yolanda!! “Sólo disfruta”  dijo Esther.

Pase a la sala de masajes y no me pudo gustar más, un ambiente tenue, más plumas y más velas,  un aroma a incienso intenso y un hilo musical que inspiran paz. Me acomodé y todo comenzaba!!!

De entrada un masaje superficial, sólo actuaban las yemas de los dedos a modo de movimientos sutiles, agradables y ultrasensoriales. Un masaje donde apenas rozan su dedos con tu piel y que hace que tu piel reaccione. Cerré los ojos y dejé que el aroma y la música me trasladasen a lugares donde sólo puedes estar cuando estas en plena tranquilidad y que sólo son capaces de alcanzar cerrando los ojos y abriendo la mente.

Manos rápidas recorrían desde los dedos de los pies hasta los pelos de la cabeza. No sabría deciros si la masajista estaba a la izquierda o la derecha de la camilla, ahí no había movimiento de pies, sólo de manos y era imposible adivinar, me estaba relajado… Notaba como mi cuerpo se destensaba, como me adentraba a lugares en los que ya había estado, mi mente se inundaba de recuerdos, me estaba trasportando a muchos años atrás, años de los que hoy por hoy no sabría reconocer si tengo siquiera recuerdos. Mi infancia entra en acción y mi madre es la protagonista!! Se me hacen totalmente familiares esas caricias!!! Las disfruto como si estuviese sucediendo de nuevo… (increíble)

Llega el turno de las plumas, que sensación tan agradable!!! Estoy relajada, muy relajada, noto como mi piel reacciona a esas caricias y descubro lugares de alta sensibilidad. De nuevo me dejo envolver por el ambiente y mi infancia aflora de nuevo. Se vuelven a despertar sensaciones de paz, de calma y de ternura. No hay prisas, ni preocupaciones, sólo calma. Recuerdos que creía tener olvidados pasan por mi cabeza y no se detienen. No soy una mera espectadora, los siento, estoy allí, de nuevo y no quiero que se acabe.

Le sigue el masajeador de cabeza, de nuevo pone mi piel a reaccionar. Descubro lugares de alta sensibilidad que ni siquiera conocía. Sube y baja por el cuerpo para detenerse en mi cabeza. Se produce una irresistible sensación de hormigueo a través del cuero cabelludo y a veces la columna vertebral, siento como si se inyectasen pequeñas dosis de placer relajante en mi cuerpo.

Para terminar un mix de herramientas anteriormente utilizadas que hace que un cosquilleo me invada de cabeza a pies y el disfrute sea muy muy agradable.

Llegaba la hora de volver a la realidad, no había más remedio. Mientras me estaba vistiendo recordaba de nuevo las sensaciones y me parecía increíble todo, había sido muy entrañable, muy relajante, muy… diferente.

Salí por la puerta y Esther sólo viendo mi cara sabía perfectamente el resultado. Me esperaba con un vaso de zumo para tomármelo tranquilamente charlando con ella donde casi no podía contar lo que había sentido.

Hoy, y reviviendo ese momento, puedo deciros que todo lo que sientes es complejo describirlo (hay cosas que sólo se pueden sentir). Mis sensaciones experimentadas mediante esos hormigueos se definen como una agradable sensación de calma,  de una sensación extremadamente relajante, una paz sensorial intensa que te recuerda con bastante claridad las primeras veces en las se sintieron esas sensaciones.

Lo recomiendo 100%. No sólo sales relajada sino que un remanso de buenas sensaciones se va contigo. Si tienes oportunidad no dudes en probarlo, te va a encantar o le va a encantar si quieres regalarlo, lo cual me parece una buenísima opción que ya estoy considerando. Tienes distintos servicios donde tu puedes elegir el masaje, yo ya estoy pensando en el siguiente!! Os dejo el enlace a su página web al final del post para que puedas ver las opciones.

Prueba nuevas experiencias y prepárate a relájate con el arte de las cosquillas.

Mil gracias Esther por brindarnos en Vitoria la oportunidad de una experiencia como esta. (También en Madrid). Porque estar guapa tiene que mucho que ver con sentirse bien!!

Feliz día y Besos enormes!!

Yolanda Caral.

Sin título-1 8600 COPI

COSQUILLEARTE (Aquí)

Vestido – Dress – Saint Tropez (Aquí)

Fotografía Pilar G. Barco by Yolanda Caral.

Te puede gustar

4 Comentario

SweeTrendy 30 octubre, 2015 at 10:16 am

Ufff yo no aguantaría eso… he probado lo de los alambres para la cabeza y me entra un yo que se por todo el cuerpo que me da hasta repelús. tu genial no?
Un besazo y feliz fin de semana!
SweeTrendy

Reply
Yolan 31 octubre, 2015 at 8:59 am

Te animo aprobarlo, las plumas son geniales!!
Besos guapa!!!

Reply
Yolan 31 octubre, 2015 at 8:57 am

Está muy bien, es diferente!! si tienes oportunidad, pruébalo!!
Besos enormes!!!

Reply
Yolan 2 noviembre, 2015 at 3:05 pm

Si!!! Las plumas lo mejor 😀 !!
Otro besazo y feliz semana también para ti!!! Muakkk!!

Reply

Dejar un Comentario